Nacionales 

Sin sometimiento de la FANB no puede consolidarse un gobierno democrático

Analistas afirman que el diálogo no resolverá el conflicto en este momento debido a las irregularidades en el sector militar

Un gobierno democrático de transición, que cuente con la legitimidad de los ciudadanos, no podrá consolidarse en el país sin el sometimiento de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, afirman analistas.

Ante el escenario de acercamientos entre representantes del régimen de Nicolás Maduro y del gobierno interino de Juan Guaidó, planteado desde el 16 de mayo, expertos consideran que el diálogo no resolverá el conflicto venezolano en este momento.

Andrés Mezgravis, experto en resolución de conflictos, sostuvo que buscar una salida a la situación nacional mediante el diálogo y la negociación no dará frutos: “El conflicto que enfrentamos hace tiempo que dejó de ser político”.

“Ni la jubilacón inmediata de Maduro, ni el mejor gobierno de unidad nacional, ni las elecciones más transparentes lo resolverán, por la sencilla razón de que el monopolio de la fuerza está al servicio, no de las autoridades legitimas y de la nación, sino de una organización que tiene vínculos con grupos fuera de la ley y con el comunismo internacional”, explicó.

A su juicio, la FANB fue desmantelada y sustituida por una “fuerza al margen de la legalidad que solo obedece y seguirá obedeciendo a quienes lideran esa organización”, por lo que cualquier gobierno que se instaure, en elecciones justas y libres, estará a su merced y podría ser depuesto en cualquier momento.

Mezgravis aseguró que la única opción que debería tener prioridad es la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, dado que sería la iniciativa que, de acuerdo con el derecho internacional, podría “impedir que el monopolio de la fuerza siga bajo el control de agentes fuera de la ley”.

El politólogo Fernando Spiritto difiere de esa opinión. Considera que la opción externa no es viable, en vista de que el gobierno de Estados Unidos ni de otro país han dado muestras de tener intención de intervenir Venezuela. Además de que sería inconveniente para la oposición porque la haría ver como un gobierno títere.

“La amenaza externa es importante porque deja al régimen abrumado y presionado, pero no creo que la lleven a cabo”, dijo.

Señaló que la negociación es inviable porque la cúpula gobernante nunca ha manifestado disposición de realizar un proceso de ese calibre, de estar dispuesta a compartir el poder ni de querer renunciar, sino que habla de diálogos para “no comprometer a nadie, legitimarse y dar la imagen de que está negociando”.

“El régimen chavista tiene demasiadas facturas con la sociedad, le debe algo a cada sector del país, y la única manera de no pagar es aferrándose al poder”, indicó.

la oposición debe obligar al Ejecutivo a negociar, en opinión de Spiritto, presionando con movilización interna y mayores acciones internacionales, además de tomar en cuenta el agravamiento económico y la crisis humanitaria.

Para que la negociación lleve a un cambio de modelo político sin ningún tipo de obstáculo, considera que se debe incluir en ese proceso de negociación al sector castrense, al que tiene que ofrecérsele una serie de condiciones concretas.

Afirmó que para que un nuevo gobierno pueda legitimarse e iniciar la reestructuración económica que necesita el país, hay que “acabar con las mafias, reducir a la FANB y quitarle la actividad política, capitalizando el mal y ahogándolo presupuestariamente”.

“Un liderazgo inteligente y con apoyo militar puede hacer que la FANB vuelva a ser neutral y a estar sujeta a la Constitución”, manifestó.

Contenido Relacionado