Pablo Cárdenas detenido por narcotráfico

Pablo Cardenas Bariven

Pablo Cárdenas contratista de Bariven y representante de Dexton Validsa detenido por narcotráfico

Pablo Cárdenas es el empresario apresado en Caracas por su presunta relación con un alijo de cocaína incautado en La Romana, República Dominicana. Aunque se asegura que se trata de otro ciudadano, su nombre coincide con el de Pablo Cárdenas, contratista de Bariven y representante de la empresa Dexton Validsa que funciona en EEUU.

Según se supo en 2009, Bariven filial de Pdvsa, enfrentaba una demanda relacionada con la compra de alimentos para Pdval. Bariven se ocupa de la adquisición de materiales y equipos necesarios para las actividades de Exploración y Producción, Refinación.

Contenedores

Investigaciones periodísticas realizadas por diversos medios han desgranado que una de las empresas que jugó un cuestionado papel en el conocido caso de la aparición de cientos de contenedores con alimentos vencidos, fue Bariven. La filial de PDVSA sólo habría entregado el 14% de alimentos que fueron importados para cubrir la alta demanda que se suscitaba entre el último trimestre de 2007 y el segundo trimestre de 2008, cuando se le asignó comprar e importar alimentos. Cabe destacar, que para aquella fecha, el entonces presidente de Bariven, George Kabboul, ordenó la compra de más de un millón de toneladas, entregándose de éstas sólo el 14% de alimentos importados. Posteriormente aparecieron 3 mil 530 contenedores de alimentos vencidos, en Tinaquillo, Valencia y Puerto Cabello, que se suponía serían distribuidos por la red de mercado de alimentos Pdval, y que fueron importados bajo la supervisión de Bariven. Algunos de los responsables fueron capturados, pero el caso continuaría teniendo cabos sueltos. Públicamente se cuestionó al presidente de Bariven, George Kabboul; su hermano, Fadi Kabboul, también integrante de una filial de Pdvsa; Luis Pulido, quien dirigió Bariven después de Kabboul; Luis Hernández y Alberto José Manzano de los Santos, funcionarios de Bariven y Pdval respectivamente, entre otros más. Bariven y Pdvsa habrían comprado y pagado más de un millón de toneladas de alimentos para cubrir la emergencia, con un costo de 2 mil 248 millones de dólares, entregando a Pdval hasta octubre de 2008 sólo 143 mil 866 toneladas, equivalente al 14% de la meta asignada. Se detectaron desviaciones de los recursos dispuestos para atender la emergencia, además de incurrir en un fuerte endeudamiento con la intención de responder al llamado realizado por el Ejecutivo Nacional. Se aseguró que Bariven no poseía los controles, la pericia ni la estructura para el manejo adecuado de los alimentos. En ese sentido habría sido presentado un escrito a las entonces máximas autoridades de la filial, tales como Carlos Vallejo, director interno de Pdvsa y Luis Pulido, director de Bariven, quienes dieron respuestas que no atendían las desviaciones detectadas y en su lugar desconocían los hallazgos presentados y descalificaban las observaciones planteadas. Los alimentos descompuestos hallados en distintos puntos geográficos, y cuyo destino final eran los mercados de Pdval, fueron comprados en el exterior por Bariven.

La industria inició las primeras importaciones de comida, que se concretaron a través de la firma registrada en Estados Unidos, Pdvsa Services Inc (PSI), pues George Kabboul, habría asegurado que resultaba imposible abastecer la demanda de Pdval con alimentos venezolanos. Manejándose Bariven con moneda extranjera, se agilizaban las compras y salía más económico adquirir un producto en el exterior. Una de las irregularidades presentadas por Pdval, involucró transacciones de Bariven con empresas dedicadas al negocio de intermediación en el comercio exterior de alimentos como Westmeat, Fitotrade International o Coam Trade, cuyas facturaciones mostrarían un supuesto sobreprecio. Otro de esos intermediarios, era la empresa Dexton Validsa, propiedad de dos venezolanos residenciados en Miami, Tomás González y Pablo Cárdenas, quienes demandaron a Bariven y a Pdvsa Services Inc. ante una corte del estado de Florida por cancelación del contrato y porque autoridades de estas filiales de Pdvsa para esa época exigían el supuesto pago de una comisión de $2 millones que estaba fuera del contrato comercial.

Los sobrecostos se estimaban en más de $70 millones. Sobre este respecto algunas de las empresas cuestionadas fueron Fito Trade, Westmeat y Coam, proveedoras de carne de bovino y pollo adquiridos por Pdval. La máxima autoridad de Bariven para ese entonces, George Kabboul, estaba autorizado a contratar bajo la modalidad de adjudicación directa hasta Bs 25 millones, que equivalían a 11,6 millones de dólares según el cambio de la época, a pesar de esto, dio el visto bueno a órdenes de compra por $300 millones. De noviembre a diciembre de 2007, de acuerdo con los informes internos de Pdvsa, Bariven habría comprado 73 mil toneladas de alimentos en los mercados internacionales, por un monto de $184,8 millones. Seguidamente, en enero de 2008 asumió la presidencia del Centro Nacional de Balance de Alimentos (Cenbal), Luis Pulido, empresa que establecía los mecanismos de información y actualización de los índices de abastecimiento de alimentos. En febrero de 2008, Pdvsa aprobó $2,2 mil millones para llevar el plan de abastecimiento por un periodo de 4 meses. En abril del mismo año, Bariven y Pdval fijan un plan de importación de 1,7 millones de toneladas para ese año. Hasta abril de 2008, Bariven habría aprobado órdenes de compra por el orden de las 413 mil toneladas, por $851 millones, según un cuadro informativo interno de la filial de Pdvsa. Entre abril y diciembre de 2008 en el seno de Cenbal ya se habrían encendido las alertas por la cantidad de contenedores y la incapacidad para comercializarlos debido a la carencia de personal especializado, almacenes frigoríficos, transporte y puntos de venta. Para noviembre de 2008 ya se registraban más de 3 mil contenedores con 108 mil 657 toneladas de alimentos, de éstas, a Bariven le pertenecían 91.207 toneladas. Del total de alimentos, habían sido liberadas unas 57 mil. Una vez realizada la denuncia, el 27 de mayo de 2010, iniciaron formalmente la investigación, por lo que 5 días después Luis Pulido se entregó al Sebin, y dos días después fueron capturados el exgerente General, Ronald Flores y la exgerente de Operaciones, Mercedes Vileyka Betancourt.

 

Tomás González
Tomás González

Con información de TheFreedomPost.net

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: