El planeta tiene fiebre y la cura es más capitalismo, sostiene un destacado investigador del MIT

Andrew McAffee | Foto cortesía

 

En un nuevo y provocativo libro, Andrew McAfee del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT en inglés) afirma que los países ricos han descubierto cómo crecer con impactos ambientales más leves, y las naciones en desarrollo pueden seguir su ejemplo.

Por James Temple en MIT technology Review | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Los Estados Unidos están reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero, el uso de energía, la contaminación del aire y el uso de los principales recursos, incluso a medida que su economía y población se expanden.

Este “desacoplamiento” del crecimiento de la degradación ambiental también se está manifestando en otras economías importantes, e incluso en algunas en desarrollo, argumenta el científico del MIT, Andrew McAfee en lo que será un nuevo libro polémico. Afirma que el fenómeno representa un punto de inflexión crítico en la historia económica, y uno esencial si esperamos mantener una población global en crecimiento sin diezmar el planeta.

Acelerar el cambio a nivel mundial requerirá no que revisemos el sistema capitalista, sino que más bien que lo intensifiquemos, sostiene.

McAfee, quien es co-director de la Iniciativa MIT sobre la Economía Digital, expuso su argumento durante una presentación el jueves por la mañana en el Breakthrough Dialogue 2019, una conferencia organizada en Sausalito, California, por el Instituto Breakthrough. Su libro, More from less, se publicará en octubre.

Ciertamente parece ser un argumento contraintuitivo en un momento en que gran parte del mundo está ocupado llenando de plástico los océanos, atacando a los objetivos de los acuerdos climáticos de París y conduciendo a un número cada vez mayor de animales hacia la extinción. Sin embargo, McAfee se apresura a subrayar que no está sugiriendo que todo esté bien. Señaló que el cambio climático, la contaminación, la pobreza y la desnutrición son desafíos enormes que requieren una acción urgente.

Su punto, más bien, es que el desacoplamiento en curso muestra que tenemos las herramientas para abordar este tipo de problemas.

El libro, del cual MIT Technology Review obtuvo un borrador inicial, dice que hay cuatro fuerzas principales, que McAfee llama “los cuatro jinetes del optimismo”, que permiten el desacoplamiento en economías maduras:

– Las eficiencias impulsadas por el capitalismo.
– El progreso tecnológico que nos ha permitido “desmaterializar” nuestro consumo (por ejemplo, mediante la recopilación de atlas, brújulas, calculadoras, grabadoras, cámaras, equipos de música y otros dispositivos en un solo dispositivo en nuestro bolsillo)
– Conciencia pública sobre el daño ambiental.
– Gobiernos que responden a esas inquietudes estableciendo regulaciones para reducir esos daños.

Loading...

Entonces, sostiene McAfee, lo que necesitamos para abordar el cambio climático y prevenir otras catástrofes ambientales, mientras mantenemos los estándares de vida modernos para miles de millones de personas, es … aún más de cada uno de estos jinetes, trabajando en concierto.

En la conferencia Breakthrough, McAfee destacó una serie de gráficos que mostraban que el PIB de los EE. UU. sigue aumentando, aun cuando el uso de metales, piedra, cemento, arena, madera y papel ha disminuido en los últimos años.

“Se alcanzó un pico y comenzamos a disminuir nuestro consumo agregado de estos … bloques de construcción literal para una economía”, dijo.

Otra gráfica mostró que el uso de fertilizantes, tierras de cultivo y agua en los Estados Unidos está disminuyendo, incluso a medida que el tonelaje de los cultivos sigue aumentando.

El libro agrega que entre los más de 70 minerales, metales y otros recursos rastreados durante mucho tiempo por el Servicio Geológico de los Estados Unidos, solo seis aún no han comenzado a disminuir su uso. El consumo de acero, aluminio y cobre ha bajado alrededor del 15%, 32% y 40%, respectivamente, desde los niveles máximos.

Otros panelistas del jueves cuestionaron algunas de las conclusiones de McAfee.

Ariane de Bremond, oficial ejecutiva del Programa Global de Tierras, destacó que en una economía global estrechamente vinculada puede ser muy difícil determinar si el uso de los recursos está realmente disminuyendo. Por ejemplo, señaló que si bien la expansión de las tierras agrícolas en todo el mundo se está desacelerando, la superficie en general sigue aumentando.

“¿Es realmente todo desacoplamiento, o algo de eso se desplaza a otras partes?”, dijo.

De manera similar, Víctor Galaz, subdirector del Centro de Resiliencia de Estocolmo, dijo que no importará mucho si frenamos nuestra carrera hacia los puntos críticos de inflexión ambiental, si todavía terminamos por cruzarlos.

Señaló que las capas de hielo de Groenlandia se están derritiendo, los eventos de decoloración han devastado los arrecifes de coral y la deforestación del Amazonas continúa.

“Cuando se trata de sistemas que tienen umbrales … en realidad, estos sistemas no se preocupan por las tendencias; se preocupan por los impactos agregados “, dice.

Hay otras buenas razones para ser cautelosos al sacar conclusiones demasiado firmes o amplias, algunas de las cuales McAfee señala por sí mismo.

Por un lado, algunas de las tendencias en declive en el uso de recursos podrían ser una resaca de la Gran Recesión. Gran parte del progreso de Estados Unidos en la contaminación de gases de efecto invernadero se debe al cambio de carbón a un gas natural más limpio, que todavía está asociado con una gran cantidad de dióxido de carbono y viene con su propio conjunto de desafíos ambientales. Y cualquier pequeña ganancia que se esté logrando en algunas naciones podría ser más que compensada por el creciente apetito de las economías emergentes.

Pero McAfee defiende firmemente que algunas suposiciones de larga data sobre los costos inevitables del crecimiento son simplistas y con frecuencia erróneas. El progreso tecnológico y el crecimiento económico ciertamente han causado costos ambientales y sociales muy reales. Pero también es indiscutible que han brindado ganancias masivas en salud, riqueza y niveles de vida.

Y si bien puede chocar con algunas de nuestras intuiciones profundamente arraigadas, está claro que la tecnología puede desempeñar, y tal vez debe jugar, un papel en la resolución de algunos de los mismos problemas que crea.

The post El planeta tiene fiebre y la cura es más capitalismo, sostiene un destacado investigador del MIT appeared first on LaPatilla.com.

Loading...

Contenido Relacionado