Carlos Bello y Ramón Lezama vinculados a contrabando entre Estados Unidos y Venezuela

Los envíos de Estados Unidos a Venezuela bajo la modalidad de puerta a puerta, varias veces de contrabando, se han traducido en enfrentamientos y delaciones de algunos representantes de estas empresas con sede en el sur de la Florida con sus contactos dentro de los diferentes estamentos del gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela. Estas pugnas estarían afectando el negocio de las cargas refrigeradas, liderado por un sujeto de nombre Carlos Bello, quien domina la aduana aérea en Valencia, estado Carabobo, a través de su amigo José David Cabello, superintendente del SENIAT y hermano de Diosdado Cabello.

Carlos Bello, representante de la empresa Trans Andes Cargo Freight Forwarding, INC, está vinculado a guisos en CADIVI y al chavismo duro y presuntamente seria el encargado de proveerle a altos personeros del régimen venezolano toda la carne, alimentos y productos refrigerados desde Miami a Venezuela.

Una fuente en el SENIAT ha informado que el representante de Trans Andes Cargo Freight Forwarding, INC. Seria quien ha estado acusando y pasándoles información sobre otro individuo de nombre Ramón Lezama, representante de la empresa Senaduana Freight Forwarding, INC, y a su hermano Tomás Lezama, representante de la empresa en Venezuela, quienes han incursionado en el envió de contenedores marítimos refrigerados, con alimentos para altos personeros del régimen venezolano.

Semanas atrás, funcionarios de la GNBV en la ciudad de Puerto La Cruz, estado Anzoátegui, habrían retenido 02 contenedores marítimos con cigarrillos, alcohol y tabaco, propiedad de Ramón Lezama de Senaduana Freight Forwarding, INC, quien en un principio habría movido toda clase de influencias y padrinos, esperando que ambos contenedores los regresaran al puerto de La Guaira, estado Vargas, sin poder llegar a un feliz término.

Funcionarios del SENIAT en el puerto de La Guaira habrían estado esperando 04 contenedores marítimos adicionales, los cuales según la guía de carga, habían sido cargados con repuestos, enseres personales y partes eléctricas, engañando de esta manera a los oficiales de US Customs and Border Protection así como ATF, cuando realmente los contenedores estaban cargados con cigarrillos, licores y tabacos no declarados ante la agencia federal reguladora de nombre ATF ( Bureau Alcohol, Tobacco, Fire Arms & Explosives), violando de esta manera las sanciones impuestas por la administración del actual presidente de EEUU, Donald J. Trump a Venezuela y no declarando el contenido real a los funcionarios del US Customs and Borders Protection y a las autoridades de ATF así como la no cancelación de los aranceles para poder salir del territorio americano desde el Puerto de Port Everglades, Fort Lauderdale hacia Venezuela.

Un funcionario de la Guardia Nacional adscrito al puerto de La Guaira, quien prefirió el anonimato, informó que desde la ciudad de Miami habrían informado que Ramón Lezama, de Senaduana Freight Forwarding, INC, habría estado utilizando el nombre de Veximca, una empresa del Estado, para burlar los controles.

Ramón Lezama es uno de los pioneros del contrabando Puerta a Puerta en Venezuela. Años atrás le manejó la carga a la empresa de telefonía móvil celular Telcel. Se jactaba diciendo supuestamente que no había funcionario de la Guardia Nacional o Seniat que no haya podido torcer. Habrá que ver qué sucede en estas pugnas por dominar el negocio de carga refrigerada.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: